jueves, 12 de abril de 2012

La rosa blanca del Consuelo

Rosas de 2011.  Foto: asalme
Desde hace algunos años, una rosa blanca de las que han adornado el paso de la Virgen del Amor y de la Esperanza, es escogida para ser ofrecida a la Virgen de la Hermandad del Silencio.

Así, cada mediodía del Jueves Santo, esa rosa sube desde la Catedral a los Franciscanos, queda depositada en las manos del ángel que aparece sentado a los pies de la Virgen del Consuelo y la acompaña durante su procesión.

Esta es la forma galante de los Estudiantes de expresar su devoción por la Virgen del Consuelo, hermana de nuestra Esperanza.


Guillermo Méndez fotografió el acto de entrega de la rosa el pasado Jueves Santo, 5 de abril.

El Hermano Mayor, José Luis Cantón, y el Tesorero 1º, Luis Moya, entregan
la rosa al Hermano Mayor del Silencio, Francisco Moya, y a la Diputada Mayor
 de Gobierno, Mº del Mar Barranco.

Manuel Vicente Barranco, Mayordomo del Silencio y Capataz de la Virgen del
Consuelo, pone la rosa en las manos de Vicentillo, el ángel portador. 

Los Hermanos Mayores del Silencio y de Estudiantes ante el paso de
Mª Stma. del Consuelo tras la colocación de la rosa blanca de la Esperanza.